¿Qué es un arma química?

Un arma química es una sustancia química que se utiliza para causar intencionalmente daños o la muerte por medio de sus propiedades tóxicas. Dentro de la definición de arma química también se incluyen aquellas municiones, dispositivos y otros equipos diseñados específicamente para convertir en arma las sustancias químicas tóxicas.

 

El concepto habitual de arma química es una sustancia química tóxica dentro de un sistema de distribución, como puede ser una bomba o un proyectil de artillería. Pese a ser correcta desde el punto de vista técnico, una definición basada en este concepto únicamente englobaría una pequeña parte de los artículos prohibidos por la Convención sobre las Armas Químicas (CAQ) como «armas químicas».

Con arreglo a la CAQ, la definición de arma química incluye todas las sustancias químicas tóxicas y sus precursores, salvo en los casos en que se utilizan para fines permitidos por la Convención en cantidades coherentes para el fin en cuestión.

Definición de armas químicas en tres partes

Sustancias químicas

Sustancias químicas tóxicas y sus precursores

Las sustancias químicas tóxicas se definen como «toda sustancia química que, por su acción química sobre los procesos vitales, pueda causar la muerte, la incapacidad temporal o lesiones permanentes a seres humanos o animales». 

Esto incluye todas las sustancias químicas, independientemente de su origen o de su método de producción, e independientemente de si se producen en instalaciones, en municiones o en otros lugares.

Los precursores son sustancias químicas empleadas en la producción de sustancias químicas tóxicas.

Municiones

Municiones o dispositivos

Cualquier munición o dispositivo diseñado específicamente para causar daño o la muerte por medio de la liberación de sustancias químicas tóxicas.

Entre estos pueden incluirse morteros, proyectiles de artillería, misiles, bombas, minas o pulverizadores.

Equipos

Equipos «directamente relacionados» con municiones y dispositivos

Todo equipo diseñado específicamente para ser utilizado «directamente en relación» con el uso de las municiones y dispositivos identificados como armas químicas.

Los ejemplos de armas químicas, incluyen, entre otros:

  • Armas químicas totalmente desarrolladas y sus componentes cuando se almacenen por separado (por ejemplo, municiones binarias).
  • Sustancias químicas utilizadas para producir armas químicas (precursores).
  • Sustancias químicas utilizadas para causar daños o la muerte de forma intencionada.
  • Artículos con usos civiles pacíficos, cuando se utilicen o esté previsto su uso como armas químicas (artículos de doble uso).
  • Municiones y dispositivos cuyo objeto es distribuir sustancias químicas tóxicas. .
  • Equipos directamente relacionados con las municiones y los dispositivos antes mencionados.

La definición legal completa de arma química puede encontrarse en el artículo II de la Convención sobre las Armas Químicas.

Criterio general – Intención

Una sustancia química tóxica o precursor puede definirse como arma química, en función de su uso previsto.

Una sustancia química tóxica o precursor se define como arma química salvo que se haya desarrollado, producido, almacenado o empleado para fines que no están prohibidos por la Convención.

Cualquier sustancia química destinada a ser utilizada con fines de armas químicas, independiente de si está incluida de forma específica en la Convención o en sus anexos (incluidas las tres listas en las que se enumeran las sustancias químicas) se considera un arma química.

La CAQ no indica expresamente qué son «fines de armas químicas»,, pero si define aquellos que no están prohibidos por la Convención.

Principio de coherencia

Toda sustancia química tóxica que mantenga un Estado Parte de conformidad con el «principio de coherencia» debe producirse, almacenarse o emplearse para un fin legítimo, y su tipo y su cantidad deben ser adecuados a su fin «pacífico».

Definiciones relacionadas con la CAQ

Agentes para la represión de disturbios

Un agente para la represión de disturbios se define como una sustancia química no incluida en las listas que puede producir rápidamente irritación sensorial o efectos físicos incapacitantes en las personas, los cuales desaparecen en un breve período de tiempo después de concluida la exposición.

El uso de agentes para la represión de disturbios como método de guerra está prohibido por la CAQ.

Componentes de las armas químicas

La Convención define cada uno de los componentes de las armas químicas como arma química —independientemente de si están montados o no, o se almacenen juntos o por separado—.

Por ejemplo, una sustancia química tóxica y su sistema de distribución pueden almacenarse por separado, de modo que ninguno de ellos por sí solo sea un arma química completamente desarrollada, pero aún así ambos se consideran armas químicas con arreglo a la Convención.

Precursor

Cualquier reactivo químico que participe, en cualquier etapa y por cualquier método, en la producción de una sustancia química tóxica. Esto incluye cualquier componente de un sistema químico binario o multicomponente.

A los efectos de aplicar esta Convención, los precursores que han sido identificados para la aplicación de medidas de verificación se enumeran en las Listas que se recogen en el Anexo sobre sustancias químicas.

Doble uso

El término doble uso describe aquellas sustancias químicas o equipos que pueden emplearse con fines comerciales y civiles pacíficos, pero también para la creación de armas o como armas.

Herbicidas

La prohibición del uso de herbicidas como método de guerra se reconoce en el preámbulo de la CAQ. Sin embargo, los herbicidas no se definen como tales en la Convención.

Los herbicidas utilizados intencionadamente para hacer daño a las personas o los animales por su acción química sobre los procesos vitales podrían considerarse un arma química con arreglo a los criterios generales.

 

Sustancias químicas que actúan sobre el sistema nervioso central

Las sustancias químicas que actúan sobre el sistema nervioso central, en ocasiones denominadas agentes químicos incapacitantes, no se definen ni se mencionan por su nombre en la Convención. La Convención sí hace referencia a las sustancias químicas tóxicas que provocan «incapacidad temporal», entre otros.

El criterio general sigue siendo válido en la medida en que las sustancias químicas que se considera que actúan sobre el sistema nervioso central se ajustan a la definición de sustancias químicas tóxicas.

Representación del conjugado sománico de acetilcolinesterasa

Representación del conjugado sománico de acetilcolinesterasa. Los agentes neurotóxicos como el somán inhiben la actividad normal de la acetilcolinesterasa, una enzima crucial para los sistemas nerviosos (Estructura 2WFZ del banco de datos sobre proteínas).

 

 

Toxinas

Las toxinas son sustancias químicas tóxicas producidas por organismos vivos. Estas se consideran tanto armas químicas como biológicas cuando se utilizan en incumplimiento de la Convención.

 

Las toxinas son sustancias químicas tóxicas producidas por organismos vivos. Estas se consideran tanto armas químicas como biológicas cuando se utilizan en incumplimiento de la Convención.

El desarrollo, producción y almacenamiento de toxinas con fines de guerra están prohibidos por la CAQ y la Convención sobre las Armas Biológicas (CAB). Al igual que la CAQ, la CAB también requiere a los Estados Partes que poseen armas toxínicas que las destruyan.

Las toxinas se engloban dentro de la CAQ debido a que son sustancias químicas que pueden tener aplicaciones como armas químicas y que se ajustan a las definiciones arriba enumeradas de armas químicas y sustancias químicas tóxicas.

Toxinas sintéticas

Es posible sintetizar numerosos tipos de toxinas en laboratorios sin tener que cultivar los organismos que las producen en la naturaleza. Por otra parte, varias toxinas también son sustancias químicas sintéticas de doble uso, lo que significa que con arreglo a la CAQ pueden producirse en las cantidades requeridas para actividades legítimas.

Hay dos toxinas que se incluyen de forma explícita en la Lista 1, que son la ricina (producida naturalmente en las semillas de la planta de ricino) y la saxitoxina (producida de forma natural por las cianobacterias).

Antiguas armas químicas y armas químicas abandonadas

Las antiguas armas químicas se engloban en dos categorías: las producidas antes de 1925 y las producidas entre 1925 y 1946 que se hayan deteriorado den tal medida que no pueden ya emplearse como armas químicas.

Las antiguas armas químicas de la primera categoría pueden ser destruidas o eliminadas como residuos tóxicos de conformidad con la legislación nacional del correspondiente Estado Parte en cuanto la Secretaría de la OPAQ haya confirmado que fueron producidas con antelación a 1925.

Las armas que se engloban en la segunda categoría de antiguas armas químicas deben destruirse de conformidad con las mismas condiciones que otras armas químicas, aunque los plazos y el orden de destrucción pueden verse modificados, con sujeción a la autorización del Consejo Ejecutivo.

No obstante, todavía deben determinarse las directrices para determinar si las armas incluidas en esta categoría se han deteriorado de forma que ya no puedan ser utilizadas, aunque existen iniciativas en curso para hacerlo. Por consiguiente, la categorización de estas armas sigue siendo problemática.

Las armas químicas abandonadas son aquellas, incluidas las antiguas armas químicas, abandonadas por un Estado después del 1 de enero de 1925 en el territorio de otro Estado sin el consentimiento de este último.

Verificación de la destrucción de armas químicas antiguas y abandonadas

 Tipos de agentes químicos

Pulmones

Agentes asfixiantes

Causan lesiones principalmente en el tracto respiratorio; los agentes asfixiantes , irritan la nariz,la garganta y, sobre todo, los pulmones. La inhalación de estos agentes hace que los alvéolos —sacos de aire en los pulmones— de las personas afectadas, segreguen un fluido hacia los pulmones, anegándolos 

Ejemplo de agentes

  • Cloro (Cl)
  • Cloropicrina (PS)
  • Difosgeno (DP)
  • Fosgeno (CG)

Dispersión
Gas

Forma de actuación
Absorción por los pulmones

Efectos
Se acumula líquido en los pulmones, asfixiando a la víctima

Piel del cuerpo humano

Agentes vesicantes

Son unos de los agentes de armas químicas más habituales. Estas sustancias oleosas actúan por inhalación y contacto, afectando a los ojos, las vías respiratorias y la piel, primero como irritantes y después como veneno celular. Los agentes vesicantes ocasionan ampollas de gran tamaño, frecuentemente mortales, semejantes a quemaduras graves y suelen causar ceguera y lesiones permanentes del sistema respiratorio.
Las víctimas mortales suelen ser un porcentaje pequeño de las bajas que ocasionan.

Ejemplo de agentes

  • mostaza de azufre (H, HD)
  • Mostaza de nitrógeno (HN)
  • Lewisita (L) y oxima de fosgeno (CX)

Dispersión
Líquido, aerosol, vapor y polvo

Forma de actuación
Absorción por los pulmones y la piel

Efectos
Quemaduras de piel, membranas mucosas y ojos; ampollas en la piel, la tráquea y los pulmones

Vasos sanguíneos del cuerpo humano

Agentes hematóxicos

Estos agentes inhiben la capacidad de los hematocitos para utilizar y transferir oxígeno, con lo que ocasionan la asfixia del organismo. Los agentes hematóxicos se difunden en la sangre, y suelen penetrar en el organismo por inhalación.

Ejemplo de agentes

  • Cianuro de hidrógeno (AC)
  • Cloruro de cianógeno (CK)
  • Arsina (SA)

Dispersión
Gas

Forma de actuación
Absorción por los pulmones

Efectos
Inhibición de la capacidad de los hematocitos para utilizar oxígeno

Nervios del cuerpo humano

Agentes neurotóxicos

Los agentes neurotóxicos operan bloqueando los impulsos entre las neuronas o en las sinapsis y son muy tóxicos, con efectos rápidos. Actúan principalmente por absorción a través de la piel y los pulmones. Los agentes neurotóxicos se dividen en dos grupos principales: los agentes de serie G y los de serie V, según la terminología militar. Algunos agentes G, particularmente el tabún y el sarín, persisten en el medio ambiente durante un breve período solamente. Otros agentes, como el somán y el ciclosarín, tienen una mayor persistencia y representan una mayor amenaza para la piel. Los agentes V son muy potentes (apenas son necesarios unos miligramos para causar la muerte) y persisten durante largos períodos de tiempo en el medio ambiente.

Ejemplo de agentes

  • Tabún (GA)
  • Sarín (GB)
  • Somán (GD)
  • Ciclosarín (GF)
  • VX

Dispersión
Líquido, aerosol, vapor y polvo

Forma de actuación
Absorción por los pulmones (serie G); contacto con la piel (VX)

Efectos
Provoca convulsiones, pérdida de la capacidad motriz; parálisis muscular, incluido el corazón y el diafragma.

Boca, garganta y pulmones

Agentes para la represión de disturbios

Los agentes para la represión de disturbios tienen el objeto de incapacitar temporalmente a una persona provocándole irritación en ojos, boca, pulmones y piel.

Los agentes para la represión de disturbios, como el gas lacrimógeno, se consideran armas químicas si se emplean como método de guerra. Los Estados pueden poseer agentes para la represión de disturbios de forma legítima y emplearlos con fines de hacer cumplir la ley en su país, pero aquellos adheridos a la Convención sobre las Armas Químicas deben declarar qué tipo de estos agentes poseen.

Ejemplo de agentes

  • Gas lacrimógeno (CS)
  • Pulverizado de pimienta (OC)

Dispersión
Líquido, aerosol

Forma de actuación
Absorción por los pulmones, la piel y los ojos

Efectos
Causa lacrimación, tos e irritación de ojos, nariz, boca y piel; estrecha las vías respiratorias