Alianzas

Para lograr un mundo permanentemente libre de armas químicas requiere que nosotros trabajamos juntos. Durante más de dos décadas, la OPAQ ha buscado, establecido e implementado asociaciones con la industria química, las organizaciones internacionales, la sociedad civil y otras partidas interesadas en los objetivos de la Convención sobre las Armas Químicas.

Una alianza esencial: La industria química

Contribuciones de la industria

Las contribuciones de la industria química para lograr un mundo libre de armas químicas son esenciales. Estas contribuciones incluyen: participar en las negociaciones de la Convención, aplicar plenamente las disposiciones de la Convención y asegurar un régimen de verificación funcional y fiable a través de la entrega de declaraciones e inspecciones en el sitio.

Las plantas industriales que tienen el potencial de producir sustancias químicas que podrían ser procesadas posteriormente en armas químicas están obligadas a proporcionar información a las autoridades nacionales encargadas de completar las declaraciones anuales que deben entregar a la OPAQ.

Inspecciones de la industria

Actualmente, desde la entrada en vigor de la Convención se han realizado 4.104 inspecciones de plantas químicas industriales. Cada año, se prevé que se realicen 241 inspecciones industriales. Durante estas inspecciones, los inspectores de la OPAQ confirman que no se producen ni se utilizan sustancias químicas para fines prohibidos y que las actividades en los lugares inspeccionados cumplen con la Convención. Así es como la industria hace su parte para asegurarse de que las armas químicas no vuelvan a aparecer.

La finalización con éxito de tantas inspecciones de la industria química representa que hay progreso significativo en el logro del cumplimiento universal de la Convención sobre las Armas Químicas. Las inspecciones de la industria química ayudan a promover la confianza en que los Estados Partes en la Convención se adhieren a su obligación de prevenir el resurgimiento de las armas químicas.

La relación de la OPAQ con la industria química

La relación entre la OPAQ y la industria química ha evolucionado con el tiempo. La OPAQ ya no se considera únicamente como un auditor y un regulador, sino que se considera a la OPAQ como un aliado para mejorar el régimen de verificación que garantiza que las sustancias químicas no se utilicen por fines prohibidos, y para mejorar la capacidad de los Estados Partes a través de programas de cooperación internacional.

Basándose en años de trabajo cooperativo entre la OPAQ y la industria química, la asociación ha tomado una nueva forma. En 2015 se estableció un mecanismo de coordinación con el Consejo Internacional de Asociaciones Químicas (ICCA) mediante la creación del Comité Directivo Conjunto de la OPAQ y el ICCA, así como el establecimiento del Grupo de Coordinación de la Industria Química (CICG). Las esferas de cooperación con el ICCA abarcan las actividades de verificación, así como la educación y el alance, y la seguridad química.

La OPAQ y las organizaciones internacionales

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y las Naciones Unidas firmaron un Acuerdo de Relación en 2001 en el que se establecen las modalidades de su futura cooperación y los mecanismos de consulta sobre cuestiones de interés y preocupación mutuos. La Conferencia de los Estados Partes de la OPAQ aprobó el acuerdo un año después.

A lo largo de los años, la OPAQ ha establecido otras relaciones importantes para avanzar en su misión y aplicar la Convención. En 2012, la OPAQ firmó un acuerdo con la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA) para coordinar las actividades en caso de emergencias relacionadas con las armas químicas. En 2017, la OPAQ y la Organización Mundial de Aduanas (WCO) firmaron un memorando de entendimiento que mejora aún más la cooperación entre ambas organizaciones. El memorando reforza los controles nacionales e internacionales del comercio de productos químicos tóxicos.

Campeones de la Convención: Sociedad Civil

Basándose en las contribuciones duras de la sociedad civil a los objetivos de la Convención, un grupo dedicado de organizaciones no gubernamentales (ONG) se reunió los días 2 y 3 de diciembre de 2009 durante la 14ª Conferencia de los Estados Partes en La Haya, para establecer la Coalición para la Convención sobre las Armas Químicas (Coalición CWC). La Coalición para la Convención sobre las Armas Químicas es una red mundial de organizaciones y representantes de la sociedad civil que defiende los objetivos de la Convención y su misión declarada es: “Apoyar los objetivos de la Convención sobre las Armas Químicas y complementar los esfuerzos de los Estados miembros de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, con medidas específicas de la sociedad civil destinadas a lograr la plena adhesión a la Convención sobre las Armas Químicas, la eliminación segura y oportuna de todas las armas químicas, la prevención del uso indebido de sustancias químicas con fines hostiles y la promoción de su uso pacífico”.

La Coalición para la Convención sobre las Armas Químicas está formada por más de 50 asociaciones y miles de activistas individuales de todo el mundo que conciencian y promueven un mundo libre de armas químicas. Durante la Conferencia de Examen de 2013, la Conferencia de los Estados Partes decidió garantizar la asistencia y la participación de las ONG en todas las futuras Conferencias de Examen y Conferencias de los Estados Partes.