Publicaciones

Datos y cifras
El escueto recorrido que aquí se presenta, de la CAQ y de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, el organismo encargado de ponerla en práctica, permitirá entender cómo los Estados Partes en este tratado sobre desarme están transformando su solemne promesa de renunciar a las armas químicas en una realidad palpable.

Preámbulo

La Convención sobre las Armas Químicas (CAQ) tiene vigencia desde hace más de diez años. La comunidad internacional se está sirviendo de este instrumento para eliminar, para siempre, toda posibilidad de desarrollar, producir, emplear, almacenar o transferir estas armas atroces.

Nuestra misión consiste en aplicar lo dispuesto en la CAQ, a fin de hacer realidad la aspiración de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), es decir, un mundo libre de armas químicas y un mundo donde se promueva la cooperación para el uso pacífico de la química. Con ello pretendemos contribuir, de forma decisiva, a la seguridad y estabilidad internacionales, al desarme general y absoluto, y al desarrollo económico mundial.

El escueto recorrido que aquí se presenta, de la CAQ y de la OPAQ, el organismo encargado de ponerla en práctica, permitirá entender cómo los Estados Partes en este tratado sobre desarme están transformando su solemne promesa de renunciar a las armas químicas en una realidad palpable.

Más del 98% de la población mundial vive en el territorio de estos países en los que la Convención se ha convertido en legislación nacional. Ahora, nuestra más ardiente esperanza es que muy pronto todo el planeta esté igualmente protegido.

Ahmet Üzümcü, Director General de la OPAQ

Al principio

Una Convención mundial para prohibir las armas químicas

Una Convención que funcione

Para garantizar que la CAQ se aplique de forma efectiva, los Estados Partes están obligados a designar o crear una “Autoridad Nacional”. Este órgano acompaña a los inspectores de la OPAQ en los complejos industriales o militares pertinentes; presenta declaraciones iniciales y anuales; ayuda y protege a los Estados Partes que son objeto de amenazas de ataques químicos, o han sufrido este tipo de ataques; y fomenta el uso pacífico de la química. Asimismo, la Autoridad Nacional actúa como punto de enlace cuando los Estados Partes interactúan con otros Estados Partes y con la Secretaría Técnica de la OPAQ.

La Secretaría presta apoyo a los Estados Partes en la aplicación de la Convención a nivel nacional. Con ello, se busca principalmente asesorar y prestar asistencia al personal de las Autoridades Nacionales, para que puedan acrecentar su capacitación y conocimientos especializados, y facilitar así que la aplicación nacional sea eficaz y funcione de forma autónoma. La Secretaría Técnica coordina y organiza reuniones periódicas de las Autoridades Nacionales de todo el mundo. Existen además compendios formativos en CD-ROM, en DVD y en Internet sobre la aplicación de la CAQ.

Todos los Estados Partes deben poner en práctica, a nivel nacional, las disposiciones previstas en la CAQ. Ello incluye la promulgación de legislación en el ámbito penal con tipificación de las actividades prohibidas. En este sentido, los Estados Partes tienen la obligación de cooperar entre sí al máximo para agilizar las acciones judiciales pertinentes. Los expertos jurídicos han creado redes regionales para facilitar la adopción de legislación nacional que prohíba y penalice el uso indebido de las sustancias químicas como armas.

Datos actualizados relativos a la aplicación nacional de la Convención:

  • Se han creado 182 Autoridades Nacionales.
  • 141 Estados Partes han informado a la Organización sobre las medidas legislativas y administrativas tomadas para aplicar la Convención sobre las Armas Químicas.
  • 89 Estados Partes tienen legislación que cubre todos los ámbitos clave.
  • Desde 1997 han recibido apoyo más de 2.800 participantes (entre ellos, más de 1.400 participantes subvencionados provenientes de todas las regiones geográficas) para aplicar eficazmente la CAQ en el plano nacional, mediante reuniones, talleres y cursos de formación de la OPAQ.

Al principio

Marcha de la destrucción de las armas químicas


Desde la entrada en vigor de la CAQ en abril de 1997 hasta 01/07/2017, la OPAQ ha realizado un total de 6.664 inspecciones en el territorio de 86 Estados Partes. Se han realizado 3.126 inspecciones en 8.612 polígonos con armas químicas, de un total de 84 declarados.

  • Se ha inventariado y verificado el 100% de los arsenales de armas químicas declaradas.
  • Se han recibido 180 declaraciones iniciales.
  • El 100% de las instalaciones declaradas de producción de armas químicas (IPAQ) ha sido desactivado. Todas estas instalaciones están sujetas a un régimen de verificación cuyo rigor no tiene precedentes. De un total de 97 IPAQ que se han declarado a la OPAQ, se han destruido o convertido para fines pacíficos 90. Los 6 Estados que han declarado IPAQ son Bosnia y Herzegovina, China, los Estados Unidos de América, la Federación de Rusia, Francia, la India, la Jamahiriya Árabe Libia, el Japón, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la República Islámica del Irán, Serbia y Un Estado Parte.

La OPAQ ha elaborado una base de datos analíticos única a nivel internacional, homologada y examinada por expertos en la materia, con información sobre más de 2.800 compuestos vinculados a las armas químicas. Esta base de datos es fundamental para las operaciones de verificación in situ a cargo de los grupos de inspección de la OPAQ, y también está a disposición de los Estados Partes.

En los laboratorios de los Estados Partes se llevan a cabo pruebas oficiales de competencia para seleccionar, certificar y formar a los que sean mejores, de modo que puedan analizar compuestos vinculados a las armas químicas en caso de enviarse a laboratorios externos muestras auténticas para su análisis. Se han designado 20 laboratorios.

Al principio

Verificación de la industria y no proliferación

La industria química mundial fabrica los compuestos de los que dependemos en nuestra vida diaria. Usadas de forma indebida, algunas sustancias químicas, incluso las más comunes, pueden servir, bien directamente, bien mediante síntesis con otras sustancias, de armas químicas.

De consuno con los gobiernos, y con el apoyo de la industria química mundial, los Estados Partes en la CAQ impiden la proliferación de las armas químicas.

  • Desde abril de 1997 hasta 22/11/2017, la OPAQ ha realizado 6.664 inspecciones en el territorio de 86 Estados Partes, incluidas 3.538 inspecciones en polígonos industriales. Se han inspeccionado 2.597 polígonos de un total de 4.717 declarados.
  • En todo el mundo, están sujetas a inspección 4.732 instalaciones industriales.

Cooperación internacional para el uso pacífico de la química

Si bien la CAQ busca prohibir las armas químicas, también permite la cooperación internacional entre Estados Partes en el empleo de la química para fines pacíficos.

La cooperación internacional se promueve en numerosos ámbitos: desde la subvención de investigaciones químicas hasta la prestación de asistencia jurídica; y desde el desarrollo y mejora de la capacidad de los laboratorios hasta pasantías y formación especializadas sobre la aplicación de la CAQ y la gestión segura de las sustancias químicas.

Para garantizar la prohibición de las armas químicas a escala mundial, es necesario que las disposiciones de la CAQ se apliquen con rigor y de manera efectiva. Los programas de apoyo, financiados por los Estados Partes, promueven la capacidad de la Organización para poner freno a las actividades prohibidas y hacer llegar a todo el mundo las ventajas que conlleva el uso pacífico de la química.

Mediante el Programa de Asociados y el Programa de Apoyo a Pasantías de la OPAQ, se ofrece formación especializada sobre prácticas industriales modernas y desarrollo de capacitación a químicos e ingenieros de Estados Partes con economías en desarrollo o en transición. Las pasantías en la industria y los proyectos de investigación ofrecen conocimientos sobre la metodología de las prácticas más idóneas dentro de la gestión segura de las sustancias químicas y la aplicación de la Convención.

La Secretaría apoya el intercambio de información científica y técnica entre Estados Partes para promover el uso de la química con fines pacíficos. La OPAQ también financia en parte diversos proyectos en países en desarrollo. Este apoyo económico se destina a investigaciones realizadas en cualquiera de las esferas siguientes: tecnologías respetuosas con el medio ambiente para la destrucción de sustancias químicas peligrosas; sistemas analíticos de detección de sustancias químicas tóxicas; alternativas más seguras a las sustancias químicas enumeradas en las Listas; tratamiento médico en casos de exposición accidental a sustancias químicas peligrosas; y aplicaciones prácticas de productos naturales en la agricultura y la medicina.

  • Desde la entrada en vigor de la CAQ (29 de abril de 1997) hasta el 18/11/2016, los programas de Cooperación Internacional han registrado un total de 4.710 beneficiarios, entre ellos 532 químicos analíticos, 424 participantes en el Programa de Asociados, 2.231 participantes en el Programa de Apoyo a Conferencias, 134 pasantes, conferencias, 92 laboratorios, 503 proyectos de investigación y 153 transferencias de equipo operativo de segunda mano.
  • Desglose por regiones: África (1.536), Asia (1.446), América Latina y el Caribe (750), Europa Oriental (585) y Europa Occiental y Otros Estados (393).

La siguiente tabla describe los distintos programas patrocinados por la OPAQ en materia de cooperación internacional y el número de beneficiarios, desglosados por regiones, desde la entrada en vigor de la CAQ en abril de 1997.

Programa Descripción Beneficiarios
Programa de Asociados Creado en 2000, este programa facilita la creación de estructuras y la aplicación nacional de la CAQ en el sector de la industria, y promueve las prácticas idóneas en materia de fabricación de sustancias químicas y de seguridad física. Han participado 424 Asociados de África (172), Asia (129), América Latina (77) y de Europa Oriental (40).
Curso sobre Desarrollo de la Capacidad Analítica Creado en 2004, este Curso permite que químicos analíticos cualificados adquieran mayor experiencia y conocimientos prácticos sobre el análisis de las sustancias químicas pertinentes a la aplicación nacional de la CAQ. Se han beneficiado de este Curso 532 químicos de África (218), Asia (111), América Latina (99) y Europa Oriental (94).
Programa de Apoyo a Conferencias Creado en 1997, este Programa facilita el intercambio de información científica y técnica, contribuye económicamente a la organización de conferencias, talleres y seminarios sobre cuestiones especiales relacionadas con la CAQ y facilita la participación en estos actos. Se han beneficiado de estos actos 2.231 personas de África (694), Asia (498), Europa Oriental (399) y América Latina (278). Además, la Organización ha subvencionado actos en África (60), Asia (56), Europa Oriental (47) y América Latina (21).
Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación Creado en 1997, este Programa presta apoyo a proyectos pequeños de investigación de determinados países, con objeto de aumentar los conocimientos científicos y técnicos de la química para fines industriales, agrícolas, de investigación, médicos y otros fines pacíficos pertinentes a la CAQ. Se han beneficiado de este Programa 503 proyectos de África (179), Asia (163), Europa Oriental (9) y América Latina (148).
Programa de Apoyo a Pasantías Con este Programa, científicos e ingenieros de países en desarrollo llevan a cabo investigaciones avanzadas en laboratorios de países industrializados. Hasta la fecha, han contado con apoyo de la Organización 134 pasantes de África (79), Asia (24), Europa Oriental (9) y América Latina (20).
Programa de Asistencia a Laboratorios Creado en 1997, este Programa busca mejorar las competencias técnicas de los laboratorios que realizan análisis y controles químicos. Se han beneficiado de este Programa 92 laboratorios de África (48), Asia (19), Europa Oriental (8) y América Latina (16).
Programa de Intercambio de Equipo Este Programa sirve para facilitar el traslado de equipo operativo de segunda mano a laboratorios con financiación pública y otras instituciones académicas de países en desarrollo, procedente de instituciones de países industrializados. Se han efectuado 153 traslados en África (81), Asia (15), Europa Oriental (24) y América Latina (29).

Al principio

Protección mutua

Las armas químicas son armas terroríficas y atroces. Causan daños insoportables y persistentes a escala masiva. Algunos Estados Miembros tienen capacidad para proteger a su población frente a estas armas, pero otros no la tienen. Todos los Estados Miembros se han comprometido a proteger y asistir a otros Estados Miembros que hayan sido amenazados con el empleo de armas químicas o que hayan sido objeto realmente de un ataque químico.

En caso de tener que enviar rápidamente asistencia y personal especializado, existen recursos procedentes del Fondo Voluntario de Asistencia, así como ofrecimientos, realizados a título individual, de equipo y personal preparado. Una red de expertos en protección mantiene regularmente consultas sobre los medios necesarios para mejorar la capacidad de reacción de los Estados Miembros ante el empleo de armas químicas, y para proteger a la población civil. Siempre que un Estado Miembro solicita asistencia, la Secretaría Técnica es la responsable de coordinar de forma efectiva la asistencia y protección que suministran los Estados Miembros.

Entre estas aportaciones se incluyen conocimientos especializados para predecir riesgos, para detectar y descontaminar agentes químicos, ayuda médica, y coordinación in situ con los organismos de ayuda humanitaria y de emergencia.

Últimos datos relativos a la asistencia y protección:

  • La Secretaría Técnica de la OPAQ organiza cursos cuyo fin es formar a personal de primera respuesta, expertos gubernamentales y unidades de respuesta para emergencias, de modo que puedan crear y desarrollar capacidad nacional y regional, así como sistemas de respuesta para emergencias frente al empleo, o la amenaza de empleo, de armas químicas. Se han beneficiado de estos cursos 2.200 participantes de África (350), Asia (600), América Latina (500) y Europa Oriental (750).
  • 78 Estados Partes han prometido la asistencia prevista en el párrafo 7 del artículo X.
  • 146 Estados Partes han proporcionado información sobre sus programas nacionales de protección, previstos en el párrafo 4 del artículo X.
  • 45 Estados han contribuido al Fondo Voluntario de Asistencia.
  • Saldo del Fondo Voluntario de Asistencia: 1.362.849,76 euros.

Al principio

Estado de la Participación en la Convención sobre las Armas Químicas

Los Estados Miembros de la OPAQ representan ya cerca del 98% de la población y de la masa terrestre del planeta, y el 98% de la industria química mundial. La OPAQ ofrece apoyo a todos los Estados no Partes en la CAQ para que puedan prepararse y sumarse a ella, y así poner en práctica de forma eficaz la prohibición mundial de las armas químicas. Históricamente, es la organización internacional de desarme que más rápido crece. Las Naciones Unidas han exhortado a todos los Estados a sumarse a la CAQ y librar así al mundo de la amenaza que plantean las armas químicas para la seguridad internacional.

En el mapa siguiente figuran los Estados Partes (en verde), los Estados signatarios (en amarillo) y los Estados no signatarios (en rojo).

Fundamentos