Responsabilidades del Director General

El Director General, Ahmet Üzümcü (derecha) junto al Embajador canadiense James Lambert.

El Director-General es nombrado por la Conferencia, previa recomendación del Consejo, por un mandato de cuatro años, renovable una sola vez.

El Director General es responsable ante la Conferencia y el Consejo del nombramiento del personal y de la organización y funcionamiento de la Secretaría. En el cumplimiento de sus deberes, el Director General (al igual que los demás miembros del personal) no solicitará ni recibirá instrucciones de ningún gobierno ni de ninguna otra fuente ajena a la Organización, y se abstendrá de actuar en forma alguna que sea incompatible con su condición de funcionario internacional responsable únicamente ante la Conferencia y el Consejo.

El Director General es el punto de contacto oficial entre la Secretaría, por una parte, y la Conferencia y el Consejo por la otra. Puede participar ex officio en los períodos de sesiones y reuniones de la Conferencia y el Consejo, y puede, con la aprobación de la Presidencia efectuar intervenciones orales o escritas en tales sesiones o reuniones.

También supervisa el apoyo administrativo y técnico que se presta a la Conferencia y el Consejo. En este sentido, el Director General se encarga de preparar el temario de los períodos de sesiones y las reuniones de la Conferencia y el Consejo, y vela por que cada asunto señalado a la atención de la Conferencia o del Consejo, o que se proponga para su inclusión en sus temarios, vaya acompañado de los documentos correspondientes.

El Director General tiene responsabilidades especiales en cuanto a la aplicación del régimen de verificación de la Convención. Le corresponde elaborar informes periódicos al Consejo y a la Conferencia respecto de las actividades de verificación y el estado de aplicación de la Convención en su conjunto. El Director General origina todos los mandatos de inspección, y le corresponden responsabilidades específicas respecto de las inspecciones tanto por denuncia como en caso de presunto empleo.

El régimen de confidencialidad de la OPAQ, la manipulación de las muestras y la designación de inspectores son otros campos de especial responsabilidad para el Director General. Es también responsable de la organización y el funcionamiento del Consejo Consultivo Científico, que examina cuestiones de ciencia y tecnología relacionadas con la Convención.