Parlamentarios

Encuentro en Rusia entre el Director General de la OPAQ y el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia Sergey Lavrov.

La función de los parlamentos puede revestir una importancia esencial para la puesta en práctica de la Convención, ya que su consideración y aprobación de una legislación nacional completa permite a las autoridades del Estado Miembro poner en práctica las disposiciones de la Convención de manera cabal y efectiva. Los parlamentos también ejercen una importante función de vigilancia del cumplimiento a nivel nacional de las disposiciones de la Convención.

Evitar el Terrorismo Químico

La cabal aplicación de la Convención sobre las Armas Químicas es un requisito esencial tanto para la seguridad de una nación como para la seguridad colectiva de la comunidad internacional. Una puesta en práctica cabal y efectiva de la Convención sobre las Armas Químicas permite a los Estados Partes impedir y evitar cualquier intento de empleo de las armas químicas para causar víctimas humanas y trastornos en masa.

Si bien la OPAQ no es un organismo antiterrorista, la Convención contiene varios elementos que contribuyen a la lucha internacional contra el terrorismo químico.

La OPAQ puede aportar sus conocimientos especializados para luchar contra el terrorismo químico y asegurar que quienes contemplan el empleo de armas químicas, incluso los terroristas, no encuentren ningún refugio.

La Convención proporciona un fundamento jurídico para la lucha contra la proliferación y el uso de las armas químicas. La Convención es vinculante para los ciudadanos de sus Estados Miembros.

A efectos de cumplir con sus obligaciones a tenor de la Convención sobre las Armas Químicas, los países han de poner por obra ciertas medidas nacionales: declarar, asegurar y destruir todas las armas químicas de manera oportuna y verificable, velando por que nadie las pueda utilizar nunca, terroristas incluidos; y para ello:

  • Declarar cualquier industria química pertinente;
  • Promulgar legislación para el control de las actividades industriales y comerciales relacionadas con sustancias químicas tóxicas;
  • Limitar el acceso a determinadas sustancias químicas tan sólo a los países que pertenecen a la OPAQ;
  • Constituir la capacidad administrativa para detectar y perseguir las infracciones de la prohibición;
  • Promulgar legislación a efectos de criminalizar cualquier infracción, y permitir su persecución y penalización;
  • Establecer medidas de protección civil.

La Contribución de Naciones Unidas

La contribución de la Convención a los esfuerzos para evitar el terrorismo químico ha sido reconocida por las Naciones Unidas.

En 2004, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 1540, por la que se estipulaba que los Estados deben abstenerse de suministrar cualquier tipo de apoyo a los agentes no estatales que traten de desarrollar, adquirir, fabricar, poseer, transportar o transferir armas de destrucción en masa. La Resolución 1540 es de obligado cumplimiento para todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas, con independencia de que sean o no Estados Miembros de la OPAQ; a tenor de la misma han de promulgar y hacer cumplir todos los controles nacionales que sean necesarios para evitar que los terroristas obtengan acceso a estas armas o a sus precursores.

En 2006, las Naciones Unidas adoptaron su Estrategia Global contra el Terrorismo. Esta Estrategia Global alienta a la OPAQ a continuar, conforme a su mandato, sus esfuerzos en pro de los Estados, que han de crear capacidades destinadas a evitar el acceso por los terroristas a material químico, velar por la seguridad en las instalaciones afines, y responder eficazmente en el supuesto del empleo de dichos materiales.

Al principio

Lista de Control para Legisladores

Con arreglo al sistema jurídico de cada Estado Parte, los efectos de la Convención se pueden hacer sentir en diversas esferas jurídicas.

Aquí puedes revisar una lista de medidas que hay que adoptar para cumplir con lo dispuesto en la Convención.